17 novembre 2011 / 17:00 / tra 6 anni

ACTUALIZA3-Monti gana una moción de confianza en Italia

* Monti promete reformas profundas pero justas

* Gana con facilidad una moción de confianza en el Senado, se enfrenta a una votación el viernes en el Congreso

* Protestas callejeras en varias ciudades

(Añade votación de la moción de confianza, conversaciones de Monti con Sarkozy y Merkel)

Por James Mackenzie y Gavin Jones

ROMA, 17 nov (Reuters) - El primer ministro italiano, Mario Monti, ganó el jueves con comodidad una moción de confianza sobre su nuevo Gobierno tras prometer rigor y justicia en las dolorosas reformas para sacar al país de una crisis financiera que amenaza a toda la zona euro.

Al esbozar su programa antes de la votación, Monti, de 68 años, dijo al Senado que la supervivencia del euro depende en parte de que Italia se embarque en reformas radicales en cuestión de semanas. La Unión Europea se enfrenta a su desafío más difícil, dijo.

Monti ganó la votación en el Senado por 281 votos a favor y 25 en contra, con la oposición sólo de la Liga Norte.

El viernes se enfrentará a otra moción de confianza en el Congreso de los Diputados, la cámara baja, donde también se espera que gane con comodidad. Tras esa votación estará plenamente en el cargo.

“El Gobierno reconoce que fue formado para resolver una seria emergencia con un espíritu constructivo y de unidad. Me gustaría usar la siguiente expresión: un Gobierno con compromiso nacional”, indicó.

El ex comisario europeo, que asumió el cargo el miércoles tras una rápida transición de poder del desacreditado ex primer ministro Silvio Berlusconi, dijo que Italia se arriesga a que otros países decidan su destino si no actúa.

Si fracasa, señaló, las cosas podrían empeorar, en especial para los ciudadanos más vulnerables.

El economista intenta poner fin a un colapso de la confianza en los mercados que ha disparado los costes de deuda de Roma a niveles críticos.

Monti habló el jueves con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, sobre la crisis de deuda de la eurozona, según indicaron los tres líderes en un comunicado.

El nuevo primer ministro dijo que considerará medidas adicionales después de cumplir con los compromisos asumidos ante la Unión Europea pero ignorados por Berlusconi.

Monti afirmó que se centrará en reducir la deuda pública italiana y estimular el crecimiento para poner fin a una emergencia que ha dejado a la tercera mayor economía de la zona euro en el centro de su crisis de deuda.

Prometió combatir la evasión fiscal, la mala calidad educativa y el deficiente sistema de bienestar, al igual que introducir reformas en un mercado laboral que ofrece demasiada protección a algunos trabajadores a expensas de otros, en su mayoría jóvenes.

En un discurso de 45 minutos, dijo que los objetivos clave de su Gobierno tecnócrata serán mejorar los servicios públicos y ayudar a las mujeres y a los jóvenes a conseguir empleo, llamándolos “los dos grandes recursos desperdiciados de nuestro país”.

DESIGUALDADES

Monti dijo que reformará el sistema de pensiones para eliminar desigualdades injustas y apuntó a que el Gobierno recuperaría una impuesta sobre la primera vivienda que fue abolida por Berlusconi.

También indicó que fijará un calendario para la venta de activos públicos, mientras que unos impuestos más bajos sobre el trabajo y la producción se verán equilibrados con tributos más altos sobre el consumo.

En otra alusión directa sobre el grave estado de las finanzas, dijo que se reducirá el uso de efectivo para reducir una economía sumergida que representa casi el 20 por ciento del PIB.

Además prometió reducir el coste del sistema político italiano, que ha causado una creciente indignación pública durante el Gobierno saliente de Berlusconi.

En su primer día completo como primer ministro, recibió el apoyo de una encuesta que dice que el 73 por ciento de los italiano confían en su capacidad para liderar un esfuerzo extraordinario que resuelva los problemas de Italia. Incluso el 60 por ciento de los votantes de centroderecha, partidarios del anterior Gobierno de Silvio Berlusconi, dijeron tener fe en Monti.

Pero ya emergieron señales de los problemas que afrontará como primer ministro y desde su puesto en la cartera clave de Economía.

La agencia de calificación Fitch afirmó que un drástico revés económico ha hecho su trabajo más difícil, ya que el creciente desempleo probablemente socavará el apoyo a la austeridad.

Después de unos días de silencio tras su salida el sábado, Berlusconi dijo a diputados de su partido PDL que el nuevo Gobierno, que no fue elegido, fue impuesto al país por el presidente Giorgio Napolitano. También consideró que sólo duraría hasta que el PDL quisiera, según agencias de noticias.

En las calles también hubo muestras de descontento, con miles de personas protestando contra lo que llamaron un “Gobierno de banqueros”. Se registraron choques con la policía en la capital financiera de Milán y en Turín.

Dado que Italia está en el corazón de la crisis de deuda de la zona euro, es poco probable que las medidas que anuncie el nuevo primer ministro basten por sí solas para recuperar la dañada confianza de los mercados.

Pero serán vitales para restaurar la credibilidad ante sus socios internacionales, que hacía tiempo que habían perdido la paciencia con las repetidas promesas incumplidas de su extravagante predecesor.

El sistema de bienestar italiano permite a muchas personas jubilarse antes de los 65 años y las actuales normas del mercado laboral protegen a algunos trabajadores pero desalientan la creación de empleo.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below