2 giugno 2011 / 15:25 / tra 7 anni

IFR-COMENTARIO-Pobre acogida bonos Santander,mala señal a España

LONDRES, 2 jun (IFR) - La pobre acogida de una colocación de cédulas territoriales de Santander (SAN.MC) por importe de 1.000 millones de euros ha puesto de manifiesto cómo el apetito de los inversores por instituciones españolas ha cambiado tras resurgir la semana pasada los temores sobre la deuda soberana.

Esto podría además dificultar el acceso de los bancos de tamaño mediano a los mercados de capitales en un momento en el que necesitan afrontar sus próximos vencimientos.

La colocación de Santander apenas estuvo sobresuscrita a pesar de haber pagado una prima de 20 puntos sobre el mercado secundario para nuevas emisiones [ID:nLDE74U1MM].

Además, la colocación de estos bonos contrastó con la emisión de cédulas hipotecarias de 2.000 millones de euros realizada en marzo pasado, que recibió peticiones por 4.500 millones de euros de 200 cuentas y que tuvo un precio de 180 puntos básicos sobre midswaps (referencia utilizada para las emisiones de renta fija).

La emisión de Santander fue la primera de un banco español desde que las preocupaciones sobre la deuda de los países periféricos de la eurozona provocaron nuevos incrementos de la prima de riesgo.

Desde el pasado 24 de marzo, el diferencial de los bonos del Estado español se ha ampliado desde los 110 puntos básicos en relación con los midswaps hasta los 190 puntos básicos del lunes.

Desde entonces se ha recuperado y las perspectivas podrían seguir mejorando tras la exitosa colocación del Tesoro del jueves por la mañana [ID:nLDE7510HB].

No obstante, los banqueros siguen estado preocupados y las dificultades de Santander por abrir los mercados han cerrado efectivamente las posibilidad de las pequeñas instituciones de recurrir al mercado en un futuro cercano.

“(La colocación de) Santander ha trastocado el mercado”, agregó un banquero de DCM.

“Cuando uno ve una operación tan mal gestionada te preguntas cuándo veremos a otro emisor de la periferia más débil acudiendo al mercado”.

“Algunas veces los colocadores creen que realizar una emisión es una muestra de fortaleza pero no hay nada malo en ser prudente. Creo que si se hubiera realizado un estudio previo o due diligence habría ido mejor”, dijo otro banquero por separado.

Otro colocador de una caja de ahorros que accedió a hablar de las condiciones de mercado bajo condición de anonimato se hizo eco de este sentimiento y manifestó que “los diferenciales secundarios han vuelto a máximos históricos. Necesitamos que la incertidumbre griega sea resuelta antes de ver un nuevo apetito de los inversores”.

BAJO PRESIÓN

Las renovadas preocupaciones no podrían haber llegado en un momento peor. Una nota de análisis publicada por JP Morgan el viernes pasado advirtió de que a pesar de que los bancos habían acumulado un colchón de liquidez de 8.000 millones de euros a comienzos de año, esto “sólo cubre la mitad de los vencimientos de 16.000 millones de euros de deuda que vencen en los próximos tres meses”.

Los analistas de JP Morgan dijeron que mientras que Santander (SAN.MC) y BBVA (BBVA.MC) ya habían refinanciado sus vencimientos de este año, el escenario para el resto de entidades era menos alentador.

“Bancos españoles más pequeños tuvieron problemas en abril, debido a que tanto las emisiones de deuda neta como el acceso a los mercados domésticos de repo (operaciones en el mercado con pacto de recompra) MeffRepo, se redujeron”, escribieron.

“Emisiones negativas netas de bonos durante tres meses seguidos sugieren que el acceso a los mercados de capitales ha vuelto de nuevo a ser más difícil para los bancos españoles más pequeños”, dijeron.

“Y ahí es donde está situada la vulnerabilidad de España. Mientras los grandes bancos continúan disfrutando de un buen acceso tanto a los mercados de deuda como las cámaras centrales de contrapartida de plataformas repo como LCH y Eurex, los bancos españoles más pequeños están encontrándose con verdaderas dificultades para acceder a mercados de financiación, arriesgando tener que incrementar sus apelaciones al BCE en los próximos meses”.

MENOR DEMANDA INTERNACIONAL

En el mercado de deuda pública, el Gobierno español ha vendido 43.000 millones en bonos, el 46 por ciento de los 94.000 millones previstos para este año.

De forma preocupante, la participación de los inversores internacionales se ha reducido un 41,5 por ciento a finales de febrero desde el 44,5 por ciento de finales de 2010.

“El gobierno español está empezando a depender más de los inversores domésticos para vender sus bonos”, dijo Grace Koo, analista de JP Morgan.

Incluso la participación internacional para las emisiones de cédulas hipotecarias también ha bajado.

“Esto demuestra que estamos en un mercado muy diferente al que estábamos en enero”, dijo un banquero de DCM.

Aimee Donnellan es una periodista de International Financing Review, una publicación de Thomson Reuters

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below