11 aprile 2008 / 14:57 / 10 anni fa

ENFOQUE-España pone cartel de "se alquila" por crisis vivienda

Por Clara Vilar

MADRID, 11 abr (Reuters) - María y Marcos, matrimonio de 30 y 34 años, entran en una agencia municipal del alquiler en el centro de Madrid atestada de gente que coge turno en un expendedor rojo, como en el supermercado.

La causa última de su visita es, como en el caso de la mayor parte de la sala, el parón del mercado de compra-venta de viviendas en España, uno de los países europeos con mayor número de inmuebles, 24 millones, pero con una de las menores proporciones de vivienda para alquilar: 11 por ciento frente al 30 por ciento de media en Europa.

Mientras la mayoría de los expertos pronostica caídas nominales (descontada la inflación) de los precios de las viviendas en España este año y más abruptas el próximo, los analistas ven clara una mayor carestía en el alquiler.

Según datos oficiales, los precios de la vivienda nueva crecieron el año pasado un 4,8 por ciento, seis décimas por encima de la inflación mientras que los alquileres en las principales ciudades, según idealista.com, se incrementaron en un 8 por ciento de media.

Ante la evidente crisis del sector, el aumento del paro y la desaceleración económica, expertos y profesionales coinciden en ver el alquiler como una salida óptima para propietarios que no consiguen vender y aquellos que no pueden comprar una vivienda.

“Cada vez es mayor la parte de demanda residencial que no puede acceder a la compra y al alquiler sí”, dijo Irene Martínez, analista de la consultora CB Richard Ellis.

Esta situación es consecuente con la resaca de una década de fiesta económica, ‘boom’ inmobiliario, explosión de créditos baratos y una cultura de amor a la propiedad muy extendida en este país.

Los propietarios con ánimo de venta ven ahora con preocupación cómo baja el número de operaciones cerradas --cayeron un 27 por ciento en enero--, y se alarga el tiempo de venta entre expectativas de caídas de precios.

Las entidades de crédito han endurecido además las condiciones por los riesgos del cambio de ciclo mientras que intermediarios inmobiliarios comienzan a reemplazar el cartel de “se vende” por el de “se alquila”.

“Antes, del total de pisos que ofertábamos, un 70 por ciento era para compra y un 30 por ciento para alquiler. Hoy la proporción es la contraria”, dijo un comercial de una agencia inmobiliaria, vacía, en el centro de la capital.

Internet, herramienta por excelencia en la búsqueda de vivienda, da fe del nuevo escenario. En marzo de este año el portal idealista.com tenía el doble de anuncios de alquiler colgados que hace un año.

“CAPITÁN AVANTIS VS HIPOTECA INSACIABLE”

El alquiler, aunque con opción a compra, se coló también esta semana en un Salón Inmobiliario de Madrid (SIMA) plagado de rebajas. Con agresivas campañas, inmobiliarias y promotoras como Hábitat o Reyal Urbis (REYU.MC) optaron por este reclamo como una vía de lograr la liquidez que tanto necesitan.

“Nos adaptamos a la situación. Soluciona uno de los problemas por los que están parados los compradores, que es el financiero, y el sentir general de que con el alquiler se tira el dinero”, dijo una portavoz de Avantis, promotora que no dudó en instalar un ring de boxeo en su puesto en la feria donde un “Capitán Avantis” la emprendía a golpes con una malvada “Hipoteca Insaciable”.

El Gobierno, recientemente reelegido, incluyó en su campaña electoral un amplio abanico de medidas pana incentivar el alquiler, que van desde deducciones fiscales a propietarios e inquilinos a ayudas directas a la emancipación de los jóvenes.

Desde el 1 de enero, un millar de jóvenes se ha acercado cada día a las oficinas del Ministerio de Vivienda a pedir los 210 euros mensuales que ofrece el Estado.

“El objetivo del Gobierno es que España se acerque cada vez más a la propoción europea de viviendas en alquiler (un 30 por ciento)”, dijo un portavoz del Ministerio.

Las autoridades también quieren incentivar la oferta de alquiler con el objetivo de movilizar un parque de viviendas vacías que diversos estudios cifran en torno a los tres millones. En muchos de los casos, los propietarios se niegan a arrendar las viviendas por falta de garantías y una legislación que protege más al inquilino que al propietario.

En las oficinas públicas de alquiler, gestionadas por los municipios, comunidades autónomas o Gobierno, los propietarios ingresan un precio algo inferior al de mercado pero, a cambio, tienen mayores garantías.

“Tengo tres pisos en alquiler y me han destrozado uno. Y luego se extrañan de que haya tanto piso vacío en España”, se queja Ángela, de 67 años, en la cola de una de estas oficinas en Madrid.

Pero los ciudadanos no son los únicos preocupados por la situación inmobiliaria en un país donde la construcción es el principal motor de crecimiento y empleo y en el que entidades bancarias tienen en el crédito hipotecario su principal negocio.

María y Marcos pretendían abandonar su casa y se compraron otra más grande hipotecando ambas con el convencimiento de que en un corto plazo venderían la primera. Ni ellos ni el banco pronosticaban dificultad alguna pero el hecho es que no consiguieron vender ninguno de los inmuebles, por lo que han tenido que sentarse a refinanciar su deuda, al más puro estilo empresarial.

“Hemos conseguido alargar la hipoteca puente y poner la casa en alquiler mientras tanto. Al principio estaban reticentes (el banco), pero ahora le ven las orejas al lobo. No les interesa quedarse con casas”, dice María.

Información de Clara Vilar; Editado por Carlos Ruano

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below