5 dicembre 2011 / 16:30 / 6 anni fa

ACTUALIZA 3-Monti advierte de un riesgo como el griego en Italia

* Monti lleva al Parlamento paquete austeridad por 30.000 millones de euros

* Cae el rendimiento de los bonos mientras los mercados dan la bienvenida al plan

* Monti admite que el paquete afectará al crecimiento pero dice que no hay alternativa

* Los sindicatos dicen que las medidas son injustas y convocan huelgas

(Agrega plan de huelga sindical, detalles)

Por Gavin Jones y Steve Scherer

ROMA, 5 dic (Reuters) - Italia hubiera colapsado sin el nuevo paquete de austeridad del Gobierno, dijo el lunes el primer ministro Mario Monti, señalando que su país corrió el riesgo de necesitar un rescate de emergencia al estilo griego y pidiendo a sus homólogos europeos que hagan su parte.

La presentación del domingo de su plan dio inicio a una de las semanas más cruciales desde el lanzamiento del euro hace más de una década, y que terminará con una cumbre de líderes europeos en Bruselas el jueves y el viernes, en la que se buscarán medidas de crisis más amplias.

“Si Italia no hubiera sido capaz de invertir la espiral negativa de crecimiento en deuda y de restaurar la confianza de los mercados internacionaless habría habido consecuencias dramáticas, que podrían haber llegado al punto de poner en peligro la supervivencia de la moneda única”, dijo Monti al Parlamento.

“Italia está dispuesta a hacer lo que tenga que hacer, pero Europa no debe dejar de hacer su parte”, afirmó.

El paquete, apodado “Salvar a Italia”, busca recaudar más de 10.000 millones de euros a partir de un nuevo tributo a la propiedad, imponer un nuevo impuesto a los bienes y artículos de lujo como yates, aumentar el IVA, controlar la evasión fiscal y aplicar medidas para elevar la edad de jubilación.

“Sin este paquete, creemos que Italia habría colapsado, esa Italia habría tenido una situación similar a la de Grecia”, dijo Monti en una rueda de prensa con periodistas extranjeros antes de dirigirse al Parlamento para presentar el paquete a los legisladores.

El primer ministro admitió que las medidas pesarán en la frágil economía italiana, que según la mayoría de los analistas ya está en recesión, pero dijo que las consecuencias habrían sido mucho peores de no adoptarse las medidas.

Se espera que el paquete, estructurado en un decreto de emergencia que entra en vigor antes de su aprobación formal en el Parlamento, obtenga el apoyo de la mayoría de los partidos, con la excepción del regional Liga Norte.

Italia, la tercera mayor economía de la zona euro, ha estado en el centro de la crisis desde mediados de año, cuando sus crecientes costes de endeudamiento la acercaron a los niveles que forzaron a Italia, Grecia y Portugal a pedir un rescate internacional.

Los mercados dieron la bienvenida a las medidas, que según los analistas deberían ser suficientes para persuadir al Banco Central Europeo de que siga conteniendo los costes de financiación comprando bonos italianos.

Los rendimientos de los bonos italianos a 10 años cayeron al 6 por ciento, en torno a un punto porcentual menos que la semana pasada, mientras que la prima de riesgo sobre los bonos referenciales alemanes se estrechó a 400 puntos, cifra que no se veía desde octubre.

HUELGAS CONVOCADAS

También la reacción internacional fue positiva. El primer ministro holandés, Mark Rutte, que se reunió con Monti en Roma el lunes por la mañana, la Comisión Europea y el responsable de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo dieron la bienvenida al paquete.

Pero en un indicio de la oposición a la que podría enfrentarse el gobierno tecnócrata de Monti según empiecen a hacerse notar las medidas de austeridad, los tres principales sindicatos italianos convocaron huelgas el 12 de diciembre para protestar contra medidas que consideran demasiado duras con los pensionistas y los trabajadores.

El CGIL, el mayor sindicato del país, dijo que celebrará manifestaciones durante una huelga de cuatro horas, mientras que los más moderados CISL e UIL tienen prevista una huelga diferente de dos horas el mismo día.

Monti, cuyo estilo sobrio contrasta drásticamente con el de su predecesor, el extravagante Silvio Berlusconi, dijo que Italia quiere jugar un papel de primera en Europa y que ningún país puede actuar solo.

Las medidas de austeridad de su Gobierno, afirmó, contribuirán a una solución en relación con el fondo de rescate de la eurozona, el Fondo Monetario Internacional y el BCE, y respaldó las peticiones de Francia y Alemania de que se impongan controles más estrechos sobre los presupuestos nacionales.

“Creo que sería perfectamente comprensible que la Comisión Europea tuviera los mismos poderes de aplicación en el área de presupuesto que los que tiene en el área de competencia”, dijo a los periodistas.

Monti, nombrado como líder de un gobierno tecnócrata el mes pasado, se ha visto bajo una creciente presión para ofrecer medidas concretas que respondan a los temores sobre la enorme deuda italiana.

El lunes, la mayoría de los editoriales elogiaron a Monti por afrontar los complicados problemas del país y por intentar distribuir la dolorosa carga de los recortes.

El viceministro de Economía, Vittorio Grilli, dijo que las medidas delineadas el domingo permitirán cumplir con ese objetivo pese a los pronósticos de que el PIB podría contraerse entre un 0,4 y un 0,5 por ciento en 2012.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below