El diario oficial chino aboga por reforzar la censura en la Red

venerdì 2 settembre 2011 14:02
 

Por Chris Buckley

PEKÍN, 2 sep (Reuters) - El Partido Comunista de China está en peligro a menos que el Gobierno dé pasos más firmes para frenar las opiniones vertidas en Internet por enemigos políticos cada vez más organizados, advirtió un equipo de escritores del partido en un comentario el viernes.

El largo comentario publicado en la edición extranjera del Diario del Pueblo, el principal periódico del Partido Comunista, se suma a las muestras de que Pekín, presionada por la creciente audiencia e influencia de microblogs como Twitter, está sopesando nuevas formas de controlar y canalizar las opiniones online.

Las autoridades chinas se han quejado recientemente de la expansión de "rumores" dañinos e infundados en Internet. Pero estas palabras echaron leña al fuego político al argumentar que detractores subversivos y organizados están explotando la lenta regulación para encender el debate y difundir sus puntos de vista.

Los comentarios instaron a cambios en la forma en que China controla las innovaciones en Internet.

"Las opiniones en Internet son espontáneas, pero dan muestras cada vez más de que se están volviendo organizadas", dijo el comentario, escrito por un equipo de escritores de la principal publicación teórica del Partido Comunista, llamada "Qiushi", que significa "Buscando la verdad".

"Entre las muchas controversias fomentadas en Internet, muchas están organizadas, con objetivos y planificación meticulosa, y algunas tienen claramente intereses comerciales o intenciones políticas de fondo", dijo el comentario.

"A menos que la administración sea vigorosa, las fuerzas delictivas, las fuerzas hostiles, las organizaciones terroristas y otras podrían manipular el sentimiento público fabricando opiniones falsas en Internet, dañando la estabilidad social y la seguridad nacional".

Un comentario del Diario del Pueblo no conlleva un pronunciamiento de la política gubernamental, y además éste podría reflejar una corriente más conservadora en el debate oficial. Pero se suma a las muestras de que Pekín está dispuesto a endurecer los controles.   Continua...