Berlusconi busca crecimiento en Italia para calmar los mercados

giovedì 4 agosto 2011 12:19
 

Por James MacKenzie

ROMA, 4 ago (Reuters) - El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, se reúne el jueves con sindicatos y empresarios tras un discurso en el parlamento destinado a aplacar los temores de que la creciente volatilidad de los mercados podría arrastrar a Italia a una crisis de deuda a gran escala.

La reacción al discurso del miércoles de Berlusconi fue en general crítica. Con crecientes expectativas de que el Banco Central puede intervenir y comprar bonos italianos y españoles, los mercados reunieron fuerzas en su apertura antes de volver a caer a lo largo de la mañana.

Berlusconi, que habló después del cierre de la bolsa el miércoles, dijo que los fundamentos de Italia eran sólidos, pero los mercados no habían apreciado la fortaleza de sus bancos y la solidez de su sistema financiero.

"Era legítimo haber esperado mucho más del discurso del primer ministro en el parlamento", dijo el Corriere della Sera, el principal diario de Italia, en un editorial en primera página.

Italia lleva en el punto de mira de los mercados de bonos desde principios de julio mientras crecen las dudas sobre la sostenibilidad de su enorme deuda pública y la habilidad de su problemático gobierno para introducir profundas medidas económicas.

Los rendimientos de los bonos italianos a 10 años superaron el 6 por ciento, un nivel considerado insostenible a largo plazo. Su prima de riesgo respecto a sus equivalentes alemanes estaban en unos 360 puntos básicos, sólo 10 puntos por debajo de la española.

"Creo que el mercado está apostando contra Italia sin tener en cuenta a Berlusconi, pero está claro que la situación política no ayuda", dijo Lorenzo Crispoltoni, veterano gestor de fondos en Banca Fideuram en Milán tras el discurso del miércoles.

"Italia necesita urgentemente reformas para liberalizar la economía, todos los políticos están hablando sobre ello pero el mercado no puede ver nada concreto", dijo.

En su discurso del miércoles, Berlusconi pidió a todas las partes ayuda para aprobar reformas, pero ofreció pocos detalles y no hizo promesas para mantener conseguir el equilibrio presupuestario en 2014 con extraordinarios recortes del gasto público.

Durante mucho tiempo protegida por una percepción de que sus finanzas públicas estaban bajo control y su sistema financiero era sólido, Italia - la tercera mayor economía de la eurozona - corre ahora el riesgo de ser arrastrada en una crisis financiera similar a la de Grecia que podría desestabilizar a todo el bloque.