Las protestas en Grecia contra la austeridad se tornan violentas

martedì 28 giugno 2011 14:25
 

Por Renee Maltezou y Harry Papachristou

ATENAS, 28 jun (Reuters) - La policía griega lanzó gases lacrimógenos a los manifestantes en el centro de Atenas el martes al inicio de una huelga de 48 horas contra las medidas de austeridad que demandan los prestamistas internacionales a cambio de más ayuda financiera.

Con Grecia al borde de la bancarrota, el Parlamento debe votar esta semana un paquete que incluye recortes de gasto, aumento de impuestos y privatizaciones acordado como parte de un préstamo destinado a evitar el primer impago de deuda de la zona euro.

Tras semanas de protestas y paros, ADEDY, el sindicato del sector público que representa a medio millón de funcionarios, y GSEE, que defiende a los 2 millones de trabajadores del sector privado, están reforzando la presión sobre los diputados antes de la votación.

Miles de personas se congregaron en la plaza Syntagma cercana al Parlamento y centenares de jóvenes con el rostro cubierto lanzaron botellas y piedras contra los policías, que respondieron con gases lacrimógenos a medida que las protestas pacíficas se volvieron violentas.

Los manifestantes habían marchado por la capital coreando consignas, al son de tambores y con pancartas contrarias al plan de rescate que muchos griegos creen que impone una penalización injusta y dura para pensionistas y trabajadores y que deja al margen a los ricos.

Los servicios de transporte y los servicios públicos se vieron afectados, los colegios permanecieron cerrados y muchas tiendas y empresas también estaban cerradas, mientras que las calles del centro de Atenas permanecieron virtualmente desiertas.

"Esperamos una participación dinámica y masiva en la huelga y en la marcha hacia el centro de Atenas. Tendremos a trabajadores, desempleados, jóvenes, 48 horas en las calles", dijo el líder del sindicato ADEDY, Spyros Papaspyros, a Reuters.

Inmersa en el déficit e incapaz de recibir préstamos de los mercados financieros, Grecia depende del apoyo internacional para que su economía siga en pie. Un impago expandiría el contagio por la zona euro y podría generar una profunda conmoción en la economía mundial.   Continua...