Los famosos británicos, ¿nuevas víctimas de las redes sociales?

sabato 11 giugno 2011 17:47
 

Por Peter Apps

LONDRES, 11 jun (Reuters) - El ex gobernante Hosni Mubarak no logró contener la revuelta de Egipto cerrando la conexión a internet. Siria no pudo evitar que las escenas de su violenta represión aparecieran en YouTube tras ser grabadas desde móviles.

Estados Unidos tuvo problemas para impedir la difusión de los cables de WikiLeaks, mientras los esfuerzos de las autoridades de China no han logrado parar la disconformidad expresada en foros y páginas online.

Y ahora puede que una serie de famosos británicos, que esperaban que las caras medidas de seguridad ocultaran romances o indiscreciones, sean las últimas víctimas del creciente poder de internet y las redes sociales.

Nadie sabe exactamente cuántos actores, deportistas, compañías y otros han obtenido dictámenes judiciales en los últimos años para impedir la publicación de acusaciones dañinas. Los cálculos oscilan entre unas pocas decenas y 200.

Disponibles sólo en Reino Unido pero en teoría de alcance mundial, las medidas cautelares no solamente impiden a los medios mencionar los detalles de casos judiciales y las identidades de aquellos involucrados, sino además la propia existencia de la maniobra legal.

Infringir la orden conllevaría acusaciones de desacato ante la justicia, una multa ilimitada y hasta dos años en prisión.

Los medios más importantes han obedecido la orden en la mayoría de los casos, pero en las últimas semanas de todos modos se filtraron una serie de identidades y detalles ocasionalmente explícitos, principalmente vía Twitter e internet en general.

El caso de más alto perfil, el del futbolista del Manchester United Ryan Giggs, salió a la luz hace unas semanas en los medios después de que un miembro del Parlamento usara su "privilegio legislativo" para nombrarlo después de que decenas de miles de usuarios de Twitter hicieran lo mismo.   Continua...