Las ventas de música grabada caen un 9 por ciento en 2010

giovedì 20 gennaio 2011 17:27
 

Por Kate Holton

LONDRES, 20 ene (Reuters) - Las ventas de música grabada cayeron aproximadamente un 9 por ciento el año pasado en todo el mundo ante la irrupción rampante de la piratería en los principales mercados, amenazando puestos de trabajo, inversión y el descubrimiento de nuevos artistas, dijo el organismo de comercio de la industria el jueves.

Aproximadamente 19 de cada 20 temas musicales descargados de Internet lo fueron de forma ilegal, afectando a la demanda de ventas de sencillos y álbumes físicos y digitales, según la IFPI.

"Como industria, seguimos afrontando grandes desafíos", dijo el presidente ejecutivo de IFPI, Frances Moore, a los periodistas. "Estamos trabajando en un ambiente muy difícil. Diecinueve de cada 20 descargas de música son ilegales".

"Tuvimos una investigación independiente el año pasado que dice que en Europa podríamos perder 1,2 millones de empleos en el sector creativo para 2015, que representa aproximadamente un 10 por ciento de la fuerza laboral", añadió.

La caída general de las ventas musicales globales - que siguió a un declive del 7 por ciento en 2009, a 17.300 millones de dólares (unos 12.800 millones de euros) - llegó pese a un crecimiento del 6 por ciento en las ventas musicales digitales, a 4.600 millones de dólares, una cifra que representó un 29 por ciento de los ingresos comerciales de las discográficas.

El crecimiento digital sigue a una iniciativa de la industria de la música para firmar más acuerdos con nuevos servicios de firmas móviles, webs y anunciantes, pese a que los críticos han argumentado que el proceso de firma de acuerdos de licencia con importantes discográficas es aún un asunto largo y complicado.

Max Hole, el director gerente de Universal Music Group International, de Vivendi, dijo que la industria tenía razones para ser optimista ya que más consumidores están usando smartphones y tabletas para acceder a música y vídeos musicales.

Y la piratería había caído también en países donde los gobiernos habían dado pasos, como Corea del Norte y Francia.

Sin embargo, advirtió de que estaban teniendo que recortar puestos en los mercados más difíciles, mientras que las discográficas más pequeñas e independientes estaban teniendo dificultades para sobrevivir, y dijo que los tiempos difíciles que afrontaba la industria de la música estaban también afectando a otras industrias creativas.