El Gobierno australiano logra apoyos para su plan de banda ancha

mercoledì 24 novembre 2010 12:11
 

Por James Grubel

CANBERRA, 24 nov (Reuters) - El Gobierno de Australia se aseguró el miércoles un respaldo político vital para su Red Nacional de Banda Ancha (NBN, por sus siglas en inglés) de 35.700 millones de dólares australianos (unos 26.180 millones de euros), colocándose un paso más cerca de concluir un acuerdo de 10.800 millones de dólares con la firma de telecomunicaciones Telstra (TLS.AX: Quotazione).

La primera ministra, Julia Gillard, aceptó publicar el plan de negocio para la NBN - una demanda a la que se había resistido durante semanas -, sumando apoyos para una votación que se llevará a cabo este año esta semana sobre la separación de las divisiones minorista y mayorista de Telstra.

"Esta es una reforma que lleva literalmente 30 años gestándose", dijo Gillard a periodistas el miércoles.

El senador independiente Nick Xenophon, cuyo voto es crucial para aprobar el proyecto de ley, dijo que la publicación del coste del plan despejaba un obstáculo clave.

"Con toda esta información, creo que estaré en posición de realizar una votación informada cuando este proyecto de ley llegue a una votación final", dijo Xenophon, que añadió que ahora votaría a favor de la legislación.

Las acciones de Telstra, que se hundieron a un mínimo histórico este mes, saltaron ante la noticia, cerrando con una subida de un 1,5 por ciento el miércoles. Los títulos han ganado más de un 9 por ciento desde que cayeran a un mínimo el 18 de noviembre.

Gillard dijo que el resumen del plan de negocio concluía que la red sería viable financieramente, y mostraba que la NBN tendría precios asequibles para los clientes. Australia tiene actualmente un servicio de Internet lento y caro con respecto a estándares internacionales.

El documento de la NBN dijo que preveía ofrecer una red de fibra a 8,3 millones de los 10,9 millones de hogares australianos, con el objetivo de que 12 millones de hogares y negocios tengan fibra o acceso inalámbrico o por satélite cuando la red esté finalizada.

El coste de fabricar la NBN sería inferior a lo previsto inicialmente, de unos 35.700 millones de dólares australianos frente a estimaciones previas de hasta 43.000 millones de dólares australianos, debido a la implicación de Telstra en la red. La participación del Gobierno valdría 27.100 millones de dólares australianos.

El acuerdo de Telstra con la NBN, que permitirá a la red utilizar los recursos de líneas fijas de la compañía, tiene que ser aprobado aún por los accionistas de Telstra.