24 novembre 2010 / 09:51 / tra 7 anni

ACTUALIZA2-Portugal, en huelga contra las medidas de austeridad

(Actualiza con líderes sindicales, Gobierno)

Por Axel Bugge

LISBOA, 24 nov (Reuters) - Los sindicatos de Portugal protagonizaban el miércoles la que calificaron como la mayor huelga general del país, esperando debilitar la determinación del Gobierno socialista para aplicar unas medidas de austeridad que buscan atajar la crisis de deuda.

Tras la decisión de Irlanda de pedir asistencia de la Unión Europea y el FMI, los inversores vuelcan su atención a otras naciones financieramente débiles de la zona euro como Portugal.

Cualquier titubeo en el compromiso del Gobierno socialista con las medidas de austeridad podrían elevar los costes de préstamo de Portugal en la misma espiral viciosa que forzó a Dublín y previamente a Atenas a buscar rescates.

Un sondeo Reuters mostró que una mayoría de economistas esperan que Portugal pida ayuda.

Los paros interrumpieron el servicio de ferrocarriles, autobuses, aviones y servicios que van desde la salud a la banca el miércoles.

“Es una huelga más grande que la de 1988”, dijo el jefe del sindicato UGT -tradicionalmente cercano a los gobernantes socialistas- Joao Prensa en una conferencia de prensa. “La consideramos la huelga más grande de la historia”, agregó.

El sindicato CGTP dijo que el 75 por ciento de los trabajadores del país participaron.

La ministra del Trabajo, Maria Helena Andre, dijo que la participación varió ampliamente, sin entregar cifras.

“Estamos enfrentando una participación muy reducida en el sector privado de la economía”, dijo en la conferencia de prensa.

CGTP dijo que todos los puertos están cerrados, y los mostradores de facturación del principal aeropuerto de Lisboa estaban vacíos. La aerolínea nacional, TAP, ha cancelado la mayoría de los vuelos. Sin embargo, no se esperan protestas masivas para hoy.

RELATIVA CALMA

Lisboa estaba relativamente tranquila y muchos trabajadores no llegaron a sus empleos, aunque las carreteras de entrada y salida de la capital estaban colapsadas por el tráfico ya que muchos ciudadanos optaron por el coche para ir a trabajar.

Las cafeterías y las tiendas estaban abiertas y las furgonetas hacían su reparto según lo habitual.

“Lo que se viene para la nueva generación es muy triste. No veo una solución para ellos fuera de emigrar a otros países donde puedan tener nuevas oportunidades”, dijo Madalena Costa, una profesora retirada de 66 años, mientras atravesaba una estación de trenes desierta a causa de la huelga.

Otros estaban molestos por la protesta, diciendo que el país no podía permitirse la paralización.

“Esta huelga es completamente absurda”, dijo Pedro Silva, un profesor de biología de 36 años de una escuela privada, obligado a ir en taxi a su trabajo. “Los portugueses deben entender que no hay dinero y si no hay dinero la gente debe trabajar para obtenerlo”, argumentó.

El primer ministro, José Sócrates, cuyo gobierno está luchando por terminar con las especulaciones sobre si Portugal será el próximo país europeo que necesitará un rescate, ha prometido que seguirá adelante con los recortes salariales y las alzas de impuestos para reducir el déficit presupuestario.

Los analistas no esperan que la huelga pese en las decisiones del Gobierno.

Sin embargo, la planta Autoeuropa del mayor exportador de Portugal, Volkswagen (VOWG.DE), interrumpió la producción. La planta produce hasta 500 coches de media al día.

Los sindicatos buscan aprovechar la creciente insatisfacción con las medidas de austeridad de un Gobierno socialista que está en minoría, que también incluyen recortes en el gasto de los servicios públicos.

Portugal ha padecido varios años de bajo crecimiento -a diferencia de otras economías europeas débiles, como Irlanda y España, que pasaron de la bonanza a la depresión- y de competitividad decreciente, que según los economistas socava su capacidad de encarar la crisis de deuda.

Aunque la economía está creciendo este año, los economistas ahora temen que vuelva a caer en recesión en el 2011 debido al temor a que el incremento de los impuestos y los recortes salariales a los funcionarios paren el consumo.

El desempleo, que ya se encuentra en su nivel más alto desde la década de 1980, en un 10,9 por ciento, podría aumentar aún más.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below