El Papa pide perdón por los abusos y se reúne con víctimas

domenica 19 settembre 2010 10:24
 

Por Philip Pullella y Maria Golovnina

LONDRES, 19 sep (Reuters) - El Papa Benedicto XVI pidió perdón el sábado a las víctimas británicas de abusos sexuales, mientras miles de personas se manifestaron por las calles de Londres en una de las mayores protestas vistas en un viaje papal.

Al igual que en sus tres viajes anteriores, el Papa mantuvo una reunión privada con víctimas de abusos sexuales horas después de decir ante los fieles en una misa que los sacerdotes pedófilos habían "avergonzado y humillado" a él y a toda la Iglesia Católica.

"Estaba conmovido por lo que dijeron y expresó su profundo pesar y vergüenza sobre lo que las víctimas y sus familias habían sufrido", expresó el Vaticano en un comunicado.

"Rezo con ellos y les aseguró que la Iglesia Católica continuará implementando medidas efectivas diseñadas para cuidar a los jóvenes, y eso quiere decir hacer todo lo que esté en su poder para investigar acusaciones, colaborar con las autoridades civiles y llevar a la justicia (aquellos) acusados de esos atroces crímenes", dijo el comunicado, casi idéntico a los divulgados tras las reuniones previas.

Mientras el Vaticano divulgaba el comunicado, hasta 10.000 manifestantes marchaban por las calles de Londres para protestar contra su gestión de la crisis provocada por los abusos y sus opiniones sobre los homosexuales y la ordenación femenina.

En su avance hacia la residencia del primer ministro en Downing Street, los manifestantes portaban carteles que decían "La homofobia de Benedicto cuesta vidas" y "Proteja a los niños - Degrade al Papa". Fue la mayor manifestación hasta el momento en la visita de cuatro días del Vicario de Cristo a Gran Bretaña, que terminará el domingo en Birmingham.

El Pontífice celebró una misa para unas 2.000 personas en la Catedral de Westminster, la principal iglesia para los católicos de Inglaterra y Gales y símbolo de su lucha para hacer valer sus derechos después de la Reforma.

Este fue el último intento del Papa de 83 años para enfrentarse al escándalo que ha sacudido a la Iglesia de 1.100 millones de fieles, particularmente en Europa y Estados Unidos.   Continua...