La policía registra la casa de la heredera de L'Oreal

lunedì 12 luglio 2010 20:34
 

PARÍS, 12 jul (Reuters) - La policía registró el lunes la vivienda de la mujer más rica de Francia y de un amigo cercano, poco antes de que el presidente Nicolas Sarkozy tuviera previsto intervenir en televisión para hablar de un escándalo que ha sacudido a su gobierno.

Los registros en la casa de la heredera de L'Oreal, Liliane Bettencourt, de 87 años, y el fotógrafo de sociedad François-Marie Banier, se produjeron mientras arreciaban las peticiones para la designación de un juez independiente que investigue el caso que incluye supuestas donaciones políticas ilegales y presunta evasión fiscal.

En total, la policía llevó a cabo siete registros el lunes, dijo la oficina del fiscal. En un gesto de cortesía con la multimillonaria, una portavoz del fiscal describió la acción policial en la villa de Bettencourt en el exclusivo barrio de Neuilly como una visita para "recoger documentos".

Una ex contable de Bettencourt ha dicho que la multimillonaria y su difunto esposo hicieron grandes donaciones ilegales a políticos conservadores, entre ellas algunas durante la campaña electoral de Sarkozy en 2007.

El ministro que protagoniza el escándalo dijo por primera vez que está considerando dimitir como tesorero del partido UMP del presidente de Sarkozy.

Los críticos han acusado al ministro de Trabajo, Eric Woerth, de aceptar una donación ilegal de 150.000 euros en efectivo de Bettencourt y se preguntan si abusó de su puesto como responsable de presupuestos hasta marzo para protegerla de una auditoría fiscal.

Woerth ha negado que recibiera financiación ilegal. Los inspectores del Ministro de Finanzas concluyeron en un informe conocido el domingo que no había intervenido en los asuntos fiscales de los Bettencourt, o de su gestor o amigos.

El Gobierno se apresuró a proclamar que la investigación había exculpado a Woerth, aunque no cubrió la acusación de la contable de que había recibido fondos ilegales para la campaña de Sarkozy.

Un sondeo de opinión realizado antes de la publicación del informe indicó que la mayoría de los votantes no confiaban en Woerth. El sondeo de LH2 publicado el lunes halló que un 57 por ciento de los encuestados no tenía confianza en el ministro y sólo el 28 por ciento dijo que sí confiaban en él.

El escándalo de financiación ha hecho caer el índice de aprobación de Sarkozy a mínimos históricos, abochornando al centroderecha en el poder y contribuido a la pérdida de un escaño parlamentario seguro en el pasado en una elección parcial el domingo.