La líder kirguís votará en el sur por el cambio de constitución

domenica 27 giugno 2010 12:45
 

Por Maria Golovnina

OSH, Kirguistán, 27 jun (Reuters) - La líder provisional de Kirguistán volará a Osh, centro de una matanza étnica, para votar el domingo en un referéndum que posiblemente despejará el camino a la creación de la primera democracia parlamentaria de Asia Central.

Al menos 275 personas murieron este mes -y posiblemente cientos más- en enfrentamientos entre los dos principales grupos étnicos del sur de Kirguistán, una ex república soviética que posee bases aéreas que operan tropas de Estados Unidos y Rusia y además comparte una frontera con China.

El referéndum del domingo llama a los votantes a respaldar los cambios a la Constitución que transferirían poderes del presidente a un primer ministro, abriendo camino a elecciones parlamentarias en octubre y el reconocimiento diplomático del gobierno provisional.

Estados Unidos y Rusia dicen que apoyarán a un gobierno fuerte para evitar que el caos se extienda por el centro de Asia, una región estratégica que limita con Afganistán y que -con la excepción de Kirguistán- es dirigida por presidentes firmes.

Roza Otunbayeva, líder del gobierno provisional que llegó al poder después de que el presidente Kurmanbek Bakiyev fuera derrocado en una revuelta en abril, ha rechazado los llamamientos para posponer el referendo debido a la violencia, diciendo que eso podría provocar más inestabilidad.

Administrar la votación a una población dividida y asustada en el sur, separado de la capital Biskek por varias montañas de cimas nevadas, será un gran desafío.

Los enfrentamientos han profundizado las divisiones entre kirguisos y uzbekos que suman un porcentaje casi idéntico de la población el sur. Muchas personas de etnia uzbeka dicen que fueron objetivos de la violencia y se resisten a apoyar lo que ven como una iniciativa kirguís.

Otros aún están parapetados en sus vecindarios en Osh, con miedo a salir. Otunbayeva dijo en una entrevista el viernes que las fuerzas de seguridad entregarían urnas de votación directamente en las casas de las personas de etnia uzbeka.

A los votantes se les preguntará sólo una cosa: ¿Aprueba una nueva Constitución? Bajo la nueva carta magna, Otunbayeva -la única mujer que ha liderado alguna vez la república de Asia central- seguiría siendo presidenta interina hasta fines de 2011.

Las elecciones parlamentarias se realizarían cada cinco años y el presidente sólo podría ejercer un único mandato de seis años. La televisión recuerda frecuentemente a los residentes de Biskek que el 27 de junio es el día de la votación.