11 aprile 2010 / 08:21 / 7 anni fa

La violencia política causa 18 muertos en Bangkok

Por Jason Szep y Ambika Ahuja

BANGKOK, 11 abr (Reuters) - Dieciocho personas han muerto y más de 800 han resultado heridas en la peor ola de violencia política en 18 años en Bangkok, tras los enfrentamientos entre militares y manifestantes de los “camisas rojas” que exigen el fin del Gobierno y elecciones anticipadas.

La lista de fallecidos entregada el domingo por el Centro Médico Erawan aumentó durante la noche, aunque los disparos, algunos en conocidos barrios turísticos, habían terminado después de que las fuerzas de seguridad se retiraran la tarde del sábado y pidieran a los “camisas rojas” hacer lo mismo.

La ciudad de 15 millones de habitantes parecía en calma el domingo, después de que lo que el periódico Nation tituló como “Nuestra hora más oscura”.

“La matanza de ayer es una alerta para que detengamos la caída hacia la anarquía”, dijo en una editorial en su portada.

Soldados tailandeses lanzaron balas de goma y gases lacrimógenos el sábado contra miles de manifestantes, quienes respondieron con armas, cócteles molotov y granadas cerca del puente de Phan Fah y la avenida Rajdumnoen, en el sector histórico de Bangkok, base de la protesta de un mes.

Entre los muertos había cuatro soldados.

Cientos de manifestantes irrumpieron también en oficinas de Gobierno en dos ciudades del norte, elevando el riesgo de un alzamiento mayor contra el primer ministro Abhisit Vejjajiva y sus 16 meses de Gobierno apoyado por militares.

Washington pidió a ambas partes en el conflicto que mostraran moderación.

“Lamentamos este estallido de violencia política en Tailandia, nuestro amigo y aliado durante mucho tiempo, e instamos a negociaciones de buena fe por parte de los partidos para resolver los temas pendientes mediante métodos pacíficos”, dijo el portavoz de la Casa Blanca Mike Hammer.

El Gobierno tailandés dijo que había nombrado a un asesor del primer ministro para que contactase con los líderes de los “camisas rojas” para intentar encontrar formas de detener los enfrentamientos.

Las “camisas rojas” -partidarios del ex primer ministro Thaksin Shinawatra que fue derrocado en un golpe de Estado en 2006- exigen que Abhisit disuelva el Parlamento y abandone el país.

En una declaración televisada, Abhisit expresó su pesar a las familias de las víctimas y dijo que el Ejército tenía permiso para utilizar balas reales para “disparar al aire y en defensa propia”.

Entre los muertos se encontraba el camarógrafo de Reuters TV Hiro Muramoto, un japonés de 43 años que había trabajado para Reuters en Tokio durante más de 15 años y había llegado a Bangkok el jueves para cubrir las protestas.

“Me siento sumamente triste por haber perdido a nuestro colega Hiro Muramoto en los enfrentamientos en Bangkok”, dijo David Schlesinger, editor en jefe de Reuters.

“El periodismo puede ser una profesión terriblemente peligrosa cuando los que tratan de contar historias al mundo se ven arrastrados en medio de la acción. Toda la familia de Reuters llora esta tragedia”, agregó.

Tras horas de violencia el sábado, el portavoz del Ejército Sansern Kaewkamnerd dijo que las tropas se retirarían de la zona complicada mientras los disturbios se expandían hacia Khao San Road, un barrio popular para turistas mochileros.

Khao San Road parece una zona de guerra, dijo un fotógrafo de Reuters. Los escaparates de las tiendas estaban rotos y había coches aplastados.

Decenas de miles de personas permanecieron en el principal distrito comercial de Bangkok, un sector de tiendas exclusivas y hoteles de cinco estrellas que ha sido ocupado durante una semana por campesinos y obreros de los camisas rojas que dicen que han sido excluidos en un país con una de las mayores diferencias entre ricos y pobres en Asia.

Los “camisas rojas” han mostrado que tienen un firme apoyo entre los pobres de Bangkok, pero han enfadado a la clase media, muchos de quienes los consideran esclavos engañados de Thaksin, un ex magnate de las telecomunicaciones que huyó al exilio para evitar cumplir una condena en prisión por corrupción.

El Gobierno declaró el miércoles el estado de emergencia para controlar a los manifestantes, después de que los “camisas rojas” irrumpieran en las oficinas del Parlamento, obligando a algunos funcionarios a huir en helicóptero.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below