RESUMEN - Obama se pone duro con GM y Chrysler

lunedì 30 marzo 2009 20:34
 

WASHINGTON, 30 mar (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, tomó el lunes las riendas de la complicada industria automotriz del país forzando la salida del consejero delegado de General Motors (GM), empujando a Chrysler a una fusión y amenazando con declarar en quiebra a ambas.

"Lo que pedimos es difícil", declaró Obama en una comparecencia en la Casa Blanca. "Exigirá que los sindicatos y trabajadores que ya han hecho concesiones doloras hagan aún más. Requerirá a los acreedores reconocer que no pueden esperar interminables rescates gubernamentales", agregó.

En un intento para impulsar las ventas de coches desde mínimos de 30 años, Obama también ofreció su apoyo para un crédito impositivo que daría a los consumidores una deducción de hasta 5.000 dólares para entregar los automóviles más viejos.

La industria automotriz de Estados Unidos, incluidos los complicados proveedores y concesionarios, ha recortado 400.000 empleos en el último año.

Minutos después de las palabras de Obama, Chrysler anunció que había llegado a un acuerdo general para una alianza con la italiana Fiat que tiene el respaldo del Gobierno de Estados Unidos.

Si se cierra esa alianza y la firma avanza en más recortes de gastos, el Tesoro podría aportarle otros 6.000 millones de dólares.

Rick Wagoner, el ahora ex-consejero delegado de GM, y su consejo de administración habían argumentado por mucho tiempo que una declaración de bancarrota de cualquier gran fabricante de coches amenazaría miles de empleos dado que se hayan enredados en una cadena de proveedores.

El lunes la firma, ahora bajo una nueva dirección, aseguró que sigue prefiriendo reestructurarse sin bancarrota.

Las acciones de GM caían alrededor de un 20 por ciento, mientras que las de Ford Motor Co, que no ha pedido un rescate, cedían un 1,76 por ciento. Chrysler pertenece a Cerberus Capital Management [CBS.UL] y no cotiza en bolsa.   Continua...