ENFOQUE- Salón Inmobiliario de Madrid, espejo de la crisis

venerdì 29 maggio 2009 10:36
 

Por Andrés González y Ben Harding

MADRID, 29 may (Reuters) - Tras varios años de grandes expositores, majestuosos cócteles y todos los representantes del sector haciendo gala de sus magníficos proyectos, el Salón Inmobiliario de Madrid (SIMA) ha quedado reducido en su edición de 2009 a la mínima expresión.

Con un sólo pabellón para dar cabida a lo que antes ocupaba cinco -- como en la edición del año pasado-- o seis -- como en 2007 --, el perfil del visitante se ha profesionalizado y los potenciales compradores ya saben lo que buscan.

"Si tuviesemos la mitad de visitantes que el año pasado, no entarían en el pabellon de este año. Es una feria que siempre ha sido un fiel reflejo de lo que pasa en el sector, que se disparó con el boom y que se ha contraído al mismo ritmo", afirma Fernando Urías, responsable de comunicación del SIMA.

De hecho, Urías señala que en la edición de este año tiene sólo un tercio de los expositores que había otros años, ya que "muchas inmobiliarias han desaparecido", otras creen que no es el mejor lugar para vender y "un número muy importante está en concurso de acreedores".

"Las ferias suponen un coste cosiderable, y ahora mismo la situación no está para este tipo de gastos", afirma el portavoz de Nozar uno de los muchos grandes nombres que no cuentan con representación en esta edición del SIMA.

Pero la sensación de decadencia ya no se observa sólo en el número de metros cuadrados de cada stand o la presencia de las compañías, también es visible en el otrora lujoso diseño de los espacios y en los actos promocionales organizados por las empresas que sí han acudido.

Otros años, el SIMA era un punto de encuentro para que los altos directivos de las inmobiliarias luciesen sus mejores galas y cerrasen probablemente grandes negocios.

En otras ediciones, varias de las grandes del sector aprovechaban la ocasión para celebrar recepciones de lujo con sus presidentes y otros ejecutivos.   Continua...