1 ottobre 2010 / 06:24 / tra 7 anni

AIG y EEUU acuerdan plan más rápido y arriesgado

* Fed finalizará involucramiento; habrá pago acelerado

* Funcionario dice EEUU puede ganar 16.500 mln dlr

* Acciones AIG suben 3,7 pct

Por Paritosh Bansal

NUEVA YORK, sep 30 (Reuters) - La aseguradora American International Group Inc anunció el jueves un plan que establece un cronograma acelerado para que la aseguradora pague el dinero de un rescate gubernamental, pero que también incrementa el riesgo para el Gobierno estadounidense.

El plan, que se anuncia poco más de dos años después de que AIG fue rescatada con un paquete de ayuda de 182.300 millones de dólares, prevé que el banco de la Reserva Federal de Nueva York reciba todo el dinero aportado y acabe su involucramiento en AIG, dejando que la empresa se entienda sólo con el Departamento del Tesoro.

El Tesoro convertirá algunos de sus títulos de AIG (AIG.N) en acciones ordinarias, elevando su participación en la empresa al 92,1 por ciento desde cerca del 80 por ciento. La participación será vendida con el tiempo.

El Tesoro también comprará el interés de la Fed en dos grandes unidades de AIG que están siendo vendidas. Se espera que el acuerdo concluya a fines del primer trimestre del 2011.

Un alto funcionario del Gobierno del presidente Barack Obama dijo que el plan puede reportar cerca de 16.500 millones de dólares a los contribuyentes, frente a la pérdidas estimada previamente de cerca de 45.000 millones de dólares.

El acuerdo, alcanzado después de que directores de AIG se reunieron el miércoles con funcionarios federales, muestra que la aseguradora está progresando en su separación del Gobierno y en su regreso a los mercados de capitales.

Pero al mismo tiempo incrementa el riesgo para los contribuyentes, porque el Gobierno canjea acciones preferentes por ordinarias, las que pueden ofrecer una ganancia pero también una pérdida si la empresa no se desempeña bien.

El anuncio del plan se produce en momentos en que el Gobierno enfrenta presiones para mostrar que se está desligando de la industria financiera, a la que ofreció más de un billón de dólares de apoyo de los contribuyentes en el 2008.

El Programa de Alivio para los Activos en Problemas (TARP, por su sigla original), establecido en medio de la crisis financiera el 2008 para rescatar a la industria financiera, expira el domingo, y cuando los estadounidenses vayan a las urnas para las elecciones legislativas en noviembre, el estado del sistema financiero y la economía será un asunto espinoso.

El plan puede reducir el costo final del TARP a la mitad, a menos de 50.000 millones de dólares, según las valoraciones actuales del mercado, dijo un funcionario del Gobierno.

El presidente ejecutivo de AIG, Robert Benmosche, dijo en una entrevista que el acuerdo ayuda a la empresa a evitar otra “tormenta de publicidad negativa” y “aumenta la confianza en este Gobierno”.

“Ahora el debate es cuánto ganará el Gobierno con AIG”, dijo Benmosche, quien asumió en AIG en agosto del 2009.

“¿Son 1.000 millones o 10.000 millones de dólares? Ya no están hablando de una pérdida de 30.000 millones de dólares”, añadió.

Las acciones de AIG cerraron con un alza del 4,4 por ciento, o 1,65 dólares, a 39,10 dólares.

Las acciones han subido cerca del 30 por ciento este año, frente al aumento del 9 por ciento del índice de seguros del S&P .GSPINSC.

EL PLAN

Bajo el plan de pago acordado con AIG, el Tesoro recibirá cerca de 1.660 millones de acciones comunes de la firma por un valor estimado de 62.000 millones de dólares, según el valor del papel al cierre del miércoles, a cambio de 49.100 millones de dólares en acciones preferentes de AIG que ahora posee.

El plan también requiere que AIG devuelva una línea de crédito por 20.000 millones de dólares al Banco de la Reserva Federal de Nueva York, usando fondos recaudados por la venta de activos como su negocio de seguros de vida en Asia, American Life Insurance Co (Alico) y American International Assurance (AIA).

AIG planea usar los ingresos por las futuras ventas de activos, incluida la venta de las dos unidades de seguros de vida japonesas, para retirar el resto de la participación de la Fed.

“A medida que avancemos al 2011, estaremos entendiéndonos con un propietario en el Gobierno de Estados Unidos en lugar de varios”, dijo Benmosche.

Benmosche, entrevistado en su oficina de la sede central de AIG en Manhattan, dijo que el plan ofrece claridad a los clientes y empleados. Tener a la Fed fuera de AIG permitiría a la empresa persuadir a los bancos nuevamente para que le otorguen préstamos.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below