10 febbraio 2010 / 16:26 / 8 anni fa

ESCENARIOS- Opciones de la UE y el FMI para ayudar a Grecia

Por Jan Strupczewski y Lesley Wroughton

BRUSELAS/WASHINGTON, 10 feb (Reuters) - Los gobiernos europeos están considerando varias opciones para ayudar a Grecia a resolver el problema de su abultada deuda en lo que podría ser el primer rescate de un miembro de la zona euro en los 11 años de historia de la moneda.

No hay un procedimiento claro para rescatar una economía de la eurozona. Pocos analistas dudan que la Unión Europea encontaría una vía legal para hacerlo, pero podría ser un proceso lento y difícil.

El artículo 122 del tratado de la UE dice que el Consejo de la UE puede decidir "sobre las medidas apropiadas para la situación económica", pero añade que tales pasos deben darse si surgen serias dificultades en la oferta de ciertos productos, especialmente energía.

También dice que el Consejo puede garantizar, bajo ciertas condiciones, asistencia financiera a un estado miembro, si ese estado "está en dificultades o es seriamente amenazado por severas dificultades causadas por un desastre natural o sucesos excepcionales más allá de su control". Puede ser duro argumentar que el déficit presupuestario de Grecia se desarrolló por factores fuera de su control.

Grecia ha estimado que necesitará pedir prestado en torno a 53.000 millones de euros (73.000 millones de dólares) este año para poner un freno a su déficit fiscal y refinanciar su deuda. El pasado mes logró 8.000 millones de euros con la emisión de bonos a 5 años, pero se vio obligado a ofrecer un rendimiento muy alto.

A continuación indicamos las medidas que la UE y el Fondo Monetario Internacional podrían llevar a cabo para ayudar a Grecia, si sintiesen que la ayuda es vital para evitar que la crisis griega mine la confianza en la zona euro.

En la práctica, la UE podría usar una combinación de medidas. Tendría que decidir si quiere desembolsar ayudas en plazos pequeños y con condiciones, lo que podría ayudarle a mantener la presión sobre Grecia para que reforme sus finanzas, o en un solo paso que podría hacer más convincente para los mercados que el problema está solucionado.

El recurso al FMI sería probablemente muy impopular entre muchos políticos europeos; Jean-Claude Juncker, jefe del grupo de ministros de finanzas de la zona euro, dijo la semana pasada que Europa debe resolver los problemas de deuda de Grecia, España y Portugal sin el FMI.

Pero la UE podría quedarse sin otras alternativas si persisten los temores de los inversores sobre Grecia.

PRÉSTAMOS

Los países que no pertenecen a la zona euro en dificultades pueden lograr ayuda de la UE con un crédito mediante el mecanismo de apoyo a la balanza de pagos por hasta 50.000 millones de euros. Hungría, Rumanía y Letonia ya han recurrido al fondo. Pero no está disponible para miembros de la eurozona bajo la normativa actual.

Ha habido especulaciones sobre la posibilidad de que miembros de la UE puedan extender garantías de deuda a Grecia y posiblemente a otros países del sur de Europa, permitiéndoles prestar dinero a tipos inferiores.

Pero la legislación de la UE podría ser un obstáculo a esta opción al afirmar que "la Unión no puede ser responsable o asumir los compromisos de gobiernos centrales", a menos que se haga como ejecución conjunta de un proyecto específico.

Una forma de evitar el obstáculo podría ser definir cualquier ayuda como bilateral, es decir, extendida por estados miembro de manera individual. Según dijo un diplomático de la UE "hay algunas interpretaciones del tratado que permiten a los estados miembro actuar de forma bilateral".

La creación de un fondo directo de rescate, al que contribuirían los países de la UE, también podría ser controvertido legalmente, así como técnicamente difícil de organizar y administrar.

La opción más simple y más legalmente defendible podría ser que los gobiernos de la UE o instituciones estatales compraran bonos griegos en el mercado primario o secundario de deuda.

Los gobiernos de la UE podrían decir a sus cuidadanos que no se trata de un rescate a Grecia sino una inversión. Esta opción probablemente requiera decisiones en los departamentos del tesoro y finanzas de cada estado de la Unión.

FONDOS ESTRUCTURALES

El presupuesto 2007-2013 de la Unión Europea contempla que Grecia reciba 20.210 millones de euros de fondos estructurales o de cohesión. Podría acordarse adelantar el desembolso de la cantidad restante de estos fondos a Grecia. A finales de enero, 18.070 millones de euros de estos fondos están presupuestados pero no han sido entregados al país.

Esta medida ya se ha adoptado con miembros del centro y este de la UE, que recibieron el año pasado 7.000 millones de euros de fondos estructurales para ayudarles a superar la crisis económica.

El adelanto del pago de fondos estructurales puede ser decidido por la Comisión Europea, así que sería relativamente fácil de aplicar.

BANCO EUROPEO DE INVERSIONES

El BEI es un banco propiedad de los gobiernos de la UE que capta dinero de los mercados a buen precio, gracias al apoyo estatal, y lo presta para varios proyectos de la UE.

Bajo el paquete de estímulo de la UE, el BEI aumentó sus préstamos a países del este y centro de Europa en 2009 en casi un 40 por ciento a 11.500 millones de euros. Podría hacerse algo similar en el caso de Grecia.

Los gobernadores del BEI -los ministros de Finanzas de la UE- podrían también pedir al banco que coja dinero prestado del mercado y lo emplee para comprar bonos griegos. En este caso, los gobernadores podrían argumentar que tampoco se trata de un rescate, sino de una inversión en bonos de alta rentabilidad.

Esta opción probablemente requeriría del acuerdo del Ecofin (ministros de Finanzas de la UE). El BEI dijo en un comunicado esta semana que su misión y estatutos "no permiten rescates en términos de déficit presupuestarios o apoyo a la balanza de pagos a estados miembro individuales".

UN BONO COMÚN DE LA ZONA EURO

La zona euro en conjunto podría emitir bonos comunes; Grecia obtendría una parte de los fondos ingresados, y reduciría de esta forma los costes de los préstamos.

Juncker ha propuesto que los bonos comunes podrían cubrir el primer 40 por ciento de la deuda pública total de la eurozona. Se trataría de deuda senior, garantizada por el conjunto del área del euro, que ahora tiene 16 miembros.

Las emisiones de bonos por encima del 40 por ciento serían deuda subordinada emitidas por gobiernos individuales. Esta deuda 'junior' sería probablemente más costosa para los Estados emisores, que así tendrían un incentivo pare reducir su deuda.

De acuerdo con algunas estimaciones, los bonos comunes de la eurozona podrían crear en pocos años un mercado de bonos altamente líquidos de unos 4 billones de euros, que podrían competir por grandes inversores como China en igualdad de condiciones con el mercado del tesoro de EEUU. El mercado de bonos alemanes tiene un tamaño de en torno a 1 billón de euros.

Sin embargo, cuando la idea fue discutida a principios de 2009 hubo fuerte oposición por parte de Alemania, Francia y Holanda e indiferencia por parte de los otros miembros. En una entrevista con el diario japonés Nikkei en enero de este año, se le preguntó al ministro de finanzas griego sobre ello y contestó que la idea era interesante pero faltaba un apoyo más amplio dentro de la zona euro.

Los ministros de finanzas de la UE tendrían que llegar a un acuerdo sobre este punto y su decisión probablemente necesitaría la aprobación de los líderes de la UE.

APOYO DEL FMI

El FMI ha estado proporcionando a Grecia consejos técnicos sobre maneras de afrontar sus retos fiscales, y mandó una comisión a Atenas el pasado mes.

El FMI sólo ampliaría esa asistencia si la UE demandase su ayuda. El director de gestión del FMI, Dominique Strauss-Kahn, ha declarado que el FMI está dispuesto a ayudar a Grecia si recibiera una petición al respecto.

Esa ayuda podría incluir financiación a través de un acuerdo preventivo que podría incorporar fondos de la UE.

Otra vía podría ser lo que el FMI denomina Línea de Crédito Flexible, que fue establecido el año pasado en respuesta a la crisis financiera global. El objetivo de este instrumento era proporcionar a las economías de mercado emergentes que tenían sólidos fundamentos una línea de crédito que pudiese protegerles en caso de que la crisis se expandiese.

Sin embargo, Grecia no ha tenido un buen historial en materia de finanzas públicas y probablemente no cumpliría los requisitos para la LCF.

Editado por Andrew Torchia; traducido por José Alonso y Clara Vilar

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below