China rechaza decisión de EEUU aranceles tubos de acero

giovedì 31 dicembre 2009 13:38
 

PEKIN, dic 31 (Reuters) - China rechazó el jueves la decisión de Estados Unidos de imponer aranceles de hasta un 16 por ciento sobre los tubos de acero de fabricación china y dijo que había sido convertida en el chivo expiatorio de intereses proteccionistas.

El Ministerio de Comercio dijo que estaba "fuertemente insatisfecho" con la votación realizada el miércoles en la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos, en la que se aprobó la aplicación de los aranceles.

Según Washington, la media es necesaria para compensar los subsidios estatales que reciben los fabricantes chinos de tubos para la industria del petróleo.

La crisis financiera global y la caída el demanda por petróleo, no las políticas chinas, son las responsables de la presión sobre los manufactureros estadounidenses, dijo el ministerio chino en un comunicado publicado en su sitio web (www.mofcom.gov.cn).

"La industria estadounidense ha estado buscando oportunidades para conseguir alivios comerciales y protección, y culpa de las dificultades a las importaciones", dijo un funcionario sin identificar en el comunicado.

"Determinar que los tubos chinos han dañado a la industria estadounidense es un paso equivocado que ignora los hechos", agregó el comunicado.

El ministerio no hizo mención a la posibilidad de aplicar medidas en represalia a la decisión estadounidense, pero esto no puede descartarse. La dependencia instó a Washington a dar marcha atrás en una votación final sobre el caso en mayo. Estados Unidos importó 2.740 millones de dólares en tubos de acero para petróleo desde China en el 2008, más del triple del monto comprado el año anterior, luego que un incremento en los precios del crudo condujera a un alza en la demanda de los tubos.

Las compañías estadounidenses y los sindicatos de trabajadores presentaron poco más de diez denuncias comerciales contra China en el 2009, basándose en los subsidios del Gobierno y las prácticas de tasación.

El presidente Barack Obama también generó malestar en Pekín al establecer un arancel del 35 por ciento a la importación de cerca de 1.850 millones de dólares en llantas de fabricación china, en respuesta a lo que la Comisión de Comercio Internacional calificó como un aumento distorsivo de las importaciones.

En respuesta, China ha acusado a Estados Unidos de aplicar prácticas proteccionistas y solicitó un panel de resolución de disputas en la Organización Mundial del Comercio por los aranceles a las llantas y comenzó una investigación para determinar si los automóviles estadounidenses estaban siendo comercializados en China a precios desleales.

(Chris Buckley)