Marsans mantiene pedidos Airbus pese a venta Aerolíneas

venerdì 8 agosto 2008 14:46
 

Por Ben Harding

MADRID, 8 ago (Reuters) - El grupo español Marsans sigue adelante con su pedido de 61 aviones Airbus a pesar de la venta de su filial Aerolíneas Argentinas, que iba a absorber aproximadamente el 40 por ciento de los nuevos aviones, dijo el viernes un portavoz de la firma española.

El acuerdo alcanzado el pasado octubre, que incluía la adquisición de cuatro superjumbos A380, fue el origen del proyecto de Marsans para desafiar la posición de dominio de Iberia IBLA.MC en las rutas latinoamericanas junto con la creación de un nuevo hub en Barcelona.

Inicialmente planeaba utilizar los aviones en Air Comet, Aerolineas Argentinas y Spanair, aunque desde que firmase el acuerdo con Airbus EAD.PA EAD.DE en octubre se ha retirado de la puja de Spanair (SAS.ST: Quotazione) y ha acordado la venta de Aerolíneas al estado argentino.

"El pedido sigue siendo firme, no ha habido ninguna variación en absoluto", dijo el portavoz "Lo que ha variado es la utilización, según el rumbo que tomen las cosas en Air Comet".

El portavoz dijo que mantenían abiertas todas las opciones desde relanzar sus planes al sur del Atlántico hasta revender los aviones a otras aerolínas ahorrándolas la larga lista de espera de Airbus.

Aerolíneas Argentinas, la mayor línea aérea del país, sería una de las empresas que podría comprar los acciones si Marsans los pone a la venta, dijo el portavoz.

La venta del 95 por ciento de Marsans en la aerolínea argentina ha sido objeto de grandes tensiones desde que se anunciase un principio de acuerdo a mediados de julio, al discutir ambas partes sobre el precio de la aerolínea cuya deuda ronda los 900 millones de dólares.

El Secretario de Transportes argentino, Ricardo Jaime, dijo el miércoles que el gobierno no debería tener que pagar nada a Marsans por la aerolína, que se ha visto azotada por huelgas de los trabajadores y quejas de un servicio deficiente.

El portavoz de Marsans dijo que los asesores independientes decidirían sobre el valor de la compañía, aunque la administración argentina también tendrá que estar de acuerdo en el precio.

(Información de Ben Harding, Editado por Carlos Ruano)