ANÁLISIS - Compañías españolas se enfrentan a nuevos acreedores

martedì 22 aprile 2008 20:31
 

Por Elena Moya

LONDRES, 22 abr (Reuters) - Las inmobiliarias españolas que actualmente luchan por su supervivencia se enfrentan a un tipo de acreedor diferente, uno que está a favor de verlas caer.

Acostrumbradas a sellar fácilmente acuerdos para reducir deuda con un apretón de manos, compañías españolas en problemas como Colonial (COL.MC: Quotazione) o Martinsa Fadesa MFAD.MC han tenido que batallar con bancos internacionales y fondos de inversión de alto riesgo ('hedge funds'), que podrían tener una agenda diferente para ellas.

Algunos fondos compran en ocasiones deuda barata de las compañías en el mercado secundario, con la intención de ganar el control de la firma a través de un futuro canje de deuda por acciones o con la esperanza de hacer caja con la venta de activos si la compañía entrase en liquidación.

"Si han comprado deuda a 40 centavos de dólar y la insolvencia devuelve 65, puedes solicitar la insolvencia y conseguir una buena ganancia", dijo recientemente a Reuters Chris Howard, socio del despacho de abogados Freshfields, tras una conferencia sobre reestructuración en Londres.

"Los inversores en deuda pueden permitirse ver una compañía quebrar. Si eres un prestamista principal, si la deuda cae a 60, has perdido mucho dinero", dijo.

Banco Popular (POP.MC: Quotazione) y La Caixa dijeron el martes que las negociaciones con Colonial sobre un cambio de deuda por acciones continuaban, casi cinco meses después de su inicio. El acuerdo debe contar con la aprobación de los inversores españoles e internacionales.

Martinsa Fadesa recientemente logró reestructurar su deuda y evitar la insolvencia, en un acuerdo en el que las cajas de ahorros españolas se vieron forzadas a hacer concesiones a inversores internacionales, dijo a Reuters un gestor de un 'hedge fund' con sede en Londres, con la condición de no ser nombrado.

La burbuja inmobiliaria española, que vio cómo los precios de la vivienda casi se triplicaron en una década, ha explotado finalmente, llevando a la situación concursal a pequeñas compañías como Cosmani, o al borde de ella, como a Habitat, mientras los precios comienzan a registrar caídas nominales.   Continua...