CECA cree grandes bancos pueden ser un problema para estabilidad

giovedì 26 novembre 2009 14:56
 

MADRID, 26 nov (Reuters) - Los grandes bancos pueden suponer un problema para la estabilidad del sistema financiero internacional y tienen que ser estrechamente supervisados, dijo el jueves el presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás.

"La existencia de los bancos demasiado grandes es un problema adicional para la estabilidad del sistema internacional y debe ser cuidadosamente considerado en el marco de la regulación", dijo Quintás en un discurso pronunciado en Barcelona y distribuido por la patronal de las cajas a través de un comunicado.

Quintás consideró que, frente a los propuestas de fraccionamiento de los grandes bancos, es preferible elevar los requerimientos de capital y de liquidez a este tipo de entidades.

"Un buen complemento sería la obligación para las grandes entidades internacionales de elaborar periódicamente un plan de contingencia especificando un conjunto completo de instrucciones sobre cómo se podría desmantelar rápidamente la institución si la necesidad surge", explicó Quintás durante la 'Jornada dels Economistes 2009'.

Estas declaraciones se producen tan sólo una semana después de que el presidente de Santander (SAN.MC: Quotazione), Emilio Botín, defendiera el tamaño de los grandes bancos y demandara que no se les penalizara con mayores requisitos indiscriminados de capital [ID:nLH606328].

No obstante, Quintás señaló el jueves que en la actualidad parecía mayor el peligro de que el alcance de las propuestas de reforma del sistema financiero sea insuficiente, bien por relajación tras superarse los momentos más difíciles, bien por la captura del regulador por los megabancos.

En lo que respecta a la regulación macroprudencial, el presidente de la CECA se decantó por el principio de penalizar el crecimiento excesivo del crédito en la fase ascendente y facilitarlo en cambio en la descendente.

Para evitar otras crisis como la actual, Quintás defendió la conveniencia de vincular los bonus de los directivos a los beneficios a largo plazo y la necesidad de convertir en obligación legal para las entidades fiancieras algunos principios de los códigos de buen gobierno.

Quintás también resaltó el efecto negativo que en este ámbito tienen los mecanismos antiOPA frecuentemente establecidos en los estatutos societarios (supermayoría de voto, limitación del derecho a voto o blindajes escandalosos de los directivos).

(Información de Jesús Aguado, Editado por Jose Elías Rodríguez)

((Reuters e-mail: jesus.aguado@thomsonreuters.com; Messaging: jesus.aguado.reuters@thomsonreuters.com))